Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00

Más dificultades para autónomos

Valora este artículo
(0 votos)

Así se recoge en el anteproyecto de ley de mutuas, que se encuentra en fase de consultas, al que ha tenido acceso Europa Press. Actualmente, si un autónomo quiere adquirir el derecho a recibir una prestación cuando cesa en su actividad debe cotizar simultáneamente por esta contingencia y por accidente de trabajo y enfermedades profesionales. Por ambos conceptos se cotiza alrededor de un 7%, del que el 2,2% corresponde a la prestación por cese de actividad, si bien existe una bonificación que la sitúa en el entorno del 1,7% por incapacidad transitoria.

El anteproyecto propuesto por el Gobierno desliga ambas contingencias, de manera que los nuevos autónomos deberán cotizar obligatoriamente por la prestación por cese de actividad, si bien la cotización por accidentes profesionales (que se contrata anualmente) será voluntaria.

Así, tras la entrada en vigor de la ley de mutuas, que modifica el sistema de protección frente al desempleo de este colectivo, los autónomos que se den de alta en la Seguridad Social estarán obligados a cotizar por paro y podrán acceder a la prestación transcurrido un año.

Los que actualmente cotizan por paro y por accidentes profesionales, casi 600.000, podrán darse de baja de la cotización por accidentes profesionales cuando toque su renovación, que se produce anualmente, ya que ambas contingencias se desvinculan. El autónomo ya dado de alta que no cotice por accidentes profesionales o por prestación por cese de actividad a la entrada en vigor de la ley, podrá elegir voluntariamente si quiere cotizar por alguna de estas contingencias.

Las organizaciones de autónomos ATA y UPTA están conformes con la reforma del sistema de protección por desempleo del colectivo porque amplía la cobertura y hará más fácil su acceso a la prestación.

Eso sí, desde ATA, su presidente, Lorenzo Amor, entiende que la cotización por cese de actividad (2,2% actualmente, 1,7% con bonificación) debería ser más reducida para que todos los autónomos puedan asumirla, teniendo además en cuenta que se amplía el número de cotizantes. De hecho, podría rondar el 2% (sin bonificación), según fuentes de la negociación.

Al objeto de facilitar el acceso de los autónomos a la prestación, el anteproyecto, adelantado este viernes por el diario Expansión, elimina la exigencia de incurrir en pérdidas de entre el 20% y el 30% al considerarse que se trata de un nivel "excesivo", y se sustituye por el requisito de presentar un resultado neto negativo en un año.

"La situación protegida es el cese involuntario de la actividad y no un determinado nivel de endeudamiento o de pobreza", reza el anteproyecto.

Paralelamente, si no sufre modificaciones, la norma permitirá a los autónomos probar las circunstancias económicas mediante sus propios documentos contables y no a través de medios que no le son exigibles.

Según las organizaciones de autónomos, muchas solicitudes de prestación por cese de actividad, cuya gestión corresponde a las mutuas, son denegadas por el incumplimiento de los requisitos actuales, sobre todo en el caso de los que tributan por módulos, a los que les es más difícil demostrar las pérdidas de su negocio.

Fuente: www.invertia.com

Visto 3706 veces Modificado por última vez en Lunes, 05 Mayo 2014 23:10

Deja un comentario